Programa de niños para los niños en una familia que sufre de adicción

young hispanic family

El Programa de niños de Hazelden Betty Ford proporciona apoyo, educación y cuidado a los niños que crecen en una familia que sufre de adicción al alcohol u otras drogas.

Según la Administración de Servicios de Abuso de Substancias y Salud Mental (SAMHSA por sus siglas en inglés), uno de cada cuatro niños en los Estados Unidos es impactado por la adicción al alcohol u otras drogas de un ser familiar. Para los niños y adolescentes, vivir con un padre alcohólico o adicto a las drogas puede ser una experiencia caótica, aterradora y solitaria. Estos niños no solo enfrentan el estrés y la angustia del consumo de alcohol o drogas de sus padres en su vida diaria, sino que también corren un mayor riesgo de desarrollar abuso de alcohol u otras drogas y de problemas de salud mental.

El innovador Programa Programa de niños de Hazelden Betty Ford está diseñado para jóvenes de siete a doce años que han sido afectados por el alcoholismo o el abuso de drogas en la familia. A través de actividades, historias y el compartir dirigidos por terapeutas capacitados, los niños aprenden a identificar y expresar sus sentimientos, desarrollar habilidades para cuidarse a sí mismos, profundizar la comunicación con sus padres o guardianes y reconocer que no están solos en la navegación de los desafíos de crecer con un miembro de la familia que sufre de adicción. De igual importancia es que el programa también ofrece la oportunidad para que los niños jueguen, disfruten de actividades recreativas, se desestresen y sean ellos mismos.

Un programa de apoyo para hijos de adictos: aprendiendo a mantenerse sanos y salvos

Los niños que crecen en una familia con adicción activa no siempre pueden contar con sentirse seguros y protegidos en casa. En cambio, tener un padre drogadicto o alcohólico significa a menudo que la vida doméstica está llena de comportamientos impredecibles, conflicto y promesas rotas.

Desde su creación en 1983 en el Betty Ford Center, el Programa de niños ha ayudado a miles de niños y familias. A través de actividades apropiadas a la edad, nuestro programa de varios días enseña a los niños lo que significa ser adicto y cómo el alcoholismo y el abuso de drogas afectan a las familias. Los niños hablan abiertamente de sus experiencias en un entorno seguro y comprensivo que se les anima a expresar sus miedos, sentimientos y preocupaciones. El programa está diseñado para ayudar a los niños a darse cuenta de que:

  • La adicción es una enfermedad (un adicto o alcohólico es una persona enferma, no una persona mala)
  • La adicción no es su culpa o su responsabilidad
  • No están solos (hay otros niños que tienen dificultad con los mismos problemas)
  • Hay maneras saludables de enfrentarse al dolor y las dificultades causados por el abuso de substancias de sus padres
Sesiones disponibles

Ofrecido a través de la plataforma de WebEx varias veces cada mes, nuestro Programa de niños llega a su familia en la comodidad de su hogar sin costo alguno, gracias a generosos donadores. La programación se lleva a cabo durante un período de dos días, con sesiones que duran tres horas cada día.